La simulación ha sido, a lo largo de la historia, la opción más productiva y versátil para el sector aeronáutico. El aprendizaje mediante simulador genera un rendimiento superior, e inmensamente más seguro, para los alumnos de pilotaje.