Desde aplicaciones de carga y transporte, demolición, tuneladoras, la maquinaria  minera está pensada para ocuparse de una gran variedad de tareas en minas, canteras y agregados. La necesidad de operar estas grandes máquinas con seguridad convierte la simulación en un camino garantizado de éxito. El manejo complejo de cualquiera de estas máquinas se puede convertir en una formación sencilla y al alcance de cualquier empresa en cuanto a costes.

La adquisición de maquinaria moderna es una gran inversión a la cual se tienen que enfrentar las empresas mineras. Este alto valor de inversión requiere que la máquina en cuestión tenga un alto grado de ocupación: economía horaria elevando al máximo la productividad.

En este punto, la formación vía simulador ofrece no sólo mayor eficiencia de los operadores, si no a la vez una garantía de operar las máquinas de manera eficiente, dándole el mayor uso posible para minimizar el costo financiero.