Capacitación minera con simuladores Simumak

La capacitación minera, cada vez más personalizada gracias al ACCHI y los simuladores Simumak en Chile

El Automóvil Club de Chile se ha convertido, desde 2020, en un importante proveedor de capacitación para las empresas mineras, que facilita una formación personalizada en función de sus necesidades específicas con la ayuda, entre otras tecnologías, de simuladores con realidad virtual. Tras años presente en el sector, el año pasado ha incrementado significativamente sus servicios a las compañías mineras gracias a nuevos simuladores y desarrollos de escenarios personalizados. 

La Gran Minería en Chile, un sector estratégico para el país, afronta retos cada vez más complejos y se exige cada vez más en materia de seguridad, formación y capacitación. La movilidad, segura y responsable con el medio ambiente, empieza representar un aspecto clave y mantener al personal actualizado en esta materia resulta crucial.

Por ello, los simuladores se han convertido en una herramienta fundamental para ofrecer una capacitación cada vez más personalizada.

Entrenar con rutas reales simuladas

El ACCHI incorporó durante 2020 simuladores de Simumak a sus capacitaciones «por la facilidad que aportan para medir las habilidades del operador de manera más precis», según ha indicado Alfredo Lavanchy, gerente general del Automóvil Club de Chile. Gracias a ello, 2020 y 2021 marcarán su consolidación en el mundo minero.

Con la incorporación de los simuladores de realidad virtual aumentada, el ACCHI ha sido capaz de personalizar aún más sus servicios de capacitación. Por ejemplo, ha podido ofrecer a Anglo American los desarrollos de escenarios virtuales específicos que reproducen las complejas rutas de acceso a Los Bronces, en particular Camino a Farellones y Mineroducto.

De este modo, los conductores pueden entrenar en las rutas y problemas que después encontrarán en su trabajo diario.

Inserción laboral de mujeres

También resultan de ayuda los simuladores en el caso de los programas de inserción de colectivos vulnerables como es el caso de personas de las comunidades en torno a las zonas mineras o para reducir la brecha de género, incorporando mujeres a la conducción de vehículos de transporte de carga o pasajeros. Poder entrenar sin ningún riesgo facilita una transición más suave desde la fase teórica a las primeras prácticas con el vehículo.

Es el caso del programa «Conduce tu destino, tu futuro», un programa de formación continua con el que el ACCHI quiere ayudar a más de 200 mujeres en Santiago, Iquique, Antofagasta y Calama a insertarse laboralmente como conductoras. De este modo se lograría incrementar la participación de la fuerza laboral femenina, que en la gran minería no llega ni al 9%.

 



EnglishSpanish